El sexo anal es una de las prácticas más anheladas del sexo masculino, sin embargo, esta puede ser una pesadilla para muchas mujeres por experimentar incomodidad y dolor.

Es importante que tú mismo conozcas tu cuerpo. Autoexplora la zona, acaríciala y tienta el terreno. Esto hará más fácil la penetración y sabrás con mayor certeza qué pedirle a tu pareja para tener satisfacción.

Te contamos algunos consejos para evitar que la experiencia sea traumática;

1.- Es indispensable la lubricación: Es importante colocar lubricante en la base del pene y en la abertura del ano. Para que el miembro masculino se deslice con facilidad evitando que la fricción sea seca y dolorosa.

2.- La relajación es vital: La tensión muscular y el miedo solo generan pánico alejando el placer. Por ello es indispensable los juegos previos y paciencia por parte de la pareja. Déjate llevar y relaja tu cuerpo para evitar que el ano esté contraído.

3.- Juguetes anales: Para ayudar a estimular el ano, es válido utilizar plugs o dilatadores anales, se introducen en el área con un poco de lubricante, mientras se realizan juegos previos o coito vaginal.

4.- Uso de preservativo: Es indispensable el uso de este método, no solo por los embarazos sino para prevenir cualquier enfermedad de transmisión sexual.

5.- Penetración: Al inicio de la penetración por el ano debe ser lenta y suave, hasta que la pareja este en plena confianza para experimentar la variedad de movimientos.

Una buena comunicación y confianza entre pareja hará que el sexo anal sea tan bueno como cualquier otra relación sexual. Si no te gusta, díselo a tu pareja, y encuentren aquello que realmente les satisfaga a los dos

Tomado de Caraota Digital