Solemos creer que conocemos bien nuestro cuerpo pero no es así. Y, sobre todo, si se trata de nuestras zonas íntimas. Entérate de todas estas curiosidades acerca de la vagina. Conoce esta parte del cuerpo de la que tan poco se habla:

1) No es solo la "vagina"

Normalmente, toda la zona genital es llamada “vagina”, pero en realidad tu vagina solo es una parte de ella. También está la vulva (la región exterior) que incluye los labios menores y los labios mayores, el clítoris y la uretra.

2) El tamaño no importa

Aunque no lo crean, principalmente el sexo masculino, el tamaño no importa ya que la cavidad vaginal sólo mide 10 cm; sin embargo, su poder de expandirse puede llegar hasta 200% de su tamaño. Cuando se tienen relaciones íntimas, el flujo sanguíneo aumenta y eso hace que los vasos sanguíneos se dilaten y el área pélvica crezca.

3) Se limpia sola

La vagina lubrica de forma natural para mantenerse limpia y sana. Después de pasar por un ciclo menstrual, es importante que la vagina produzca flujo para eliminar las células muertas y cuidar el aspecto. El flujo vaginal cumple esa función. Elimina las bacterias viejas para evitar que algo entre al útero y provoque una infección. Incluso los jabones perfumados solo interferirán en la limpieza natural de tu vagina y en el nivel de pH.

Esto no significa que no haya que ducharse, por favor, sino que no te debes obsesionar con el tema, con el uso de jabones específicos, desodorantes... De hecho el uso (y abuso) de determinados geles, aunque sean específicos para la zona, pueden alterar ese maravilloso equilibrio y acabar generando algún problema. Un dato: las duchas vaginales se relacionan con un mayor número de infecciones.

4) El clítoris tiene el doble de terminaciones nerviosas frente al pene

Aunque el clítoris es más pequeño que el pene, en realidad cuenta con al menos 8.000 terminaciones, ¡el doble que el pene! Además, una vez estimulado, el clítoris puede afectar a un total de 15.000 nervios. Por esta razón, el orgasmo femenino es mucho más intenso que el de los hombres.

5) Puede tener diferentes orgasmos

¿Sabías que Hay cuatro tipos de orgasmos? El orgasmo del clítoris, de la vagina, combinado y los múltiples. El primero es cuando se llega al orgasmo sin penetración, solo con la estimulación del clítoris. El segundo se da con la penetración. El combinado es cuando se tiene el orgasmo del clítoris, la vagina y la estimulación cervical. Y por último, el múltiple es cuando se tienen sucesivos orgasmos.

6) El punto A

Se habla mucho del punto G, pero qué sucede con el A?. De acuerdo con Desmond Morris, científico que hizo este hallazgo, este punto de la zona genital femenina es capaz de desencadenar un placer inmenso, similar al de la próstata masculina. Éste se encuentra cerca de la cavidad vésico-uterina y su estimulación propicia un grato placer, humectación y contracciones.

7) El clítoris es el equivalente femenino del pene

El clítoris tiene tejido eréctil que también crece y se hincha cuando te excitas. ¡El clítoris emerge de tu cuerpo, como ocurre con el pene! ¿Demasiada información? No son erecciones propiamente dichas pero nuestro clítoris se hincha gracias a la sangre que se acumula y crece un poco.

8) También eyacula

No sólo el pene es capaz de expulsar alguna secreción delatora del orgasmo y placer, también la vagina. Sí, después de un orgasmo este órgano sexual expulsa una secreción lechosa, desde la glándula para- uretrales, similar al semen.

9) Depilarse puede ser nocivo

Eliminarse el vello con demasiada frecuencia puede provocar abrasiones que terminen en infección. A pesar de que un alto porcentaje de mujeres (y hombres) piensan que tener la zona depilada es más higiénico la mayoría de los estudios más bien indican lo contrario: la depilación púbica se relaciona con más infecciones y contagio de ETS (enfermedades de transmisión sexual).

Concretamente un estudio realizado en la Universidad de California encontró que la depilación multiplica por dos el riesgo de contagio de herpes, eleva al 90% las posibilidades de compartir ladillas y un 70% de probabilidades de contagio de clamidia, entre otros hallazgos.

10) El sexo ayuda a que tu vagina esté sana

¡Tener relaciones sexuales puede evitar que tu vagina se seque! Suena obvio, pero cuando nuestros niveles de estrógeno caen, la vagina se seca y las relaciones sexuales podrían volverse muy dolorosas.

Recopilación de EnFemenino, Cosmopolitan y Salud180