Las faldas, vestidos y tacones están entre tus mejores amigos si quieres seducir a tu pareja, pero también -y con un alto grado de impacto- tienes a la lencería sexy.

Si te preguntas cuál escoger para lucir tus mejores atributos, sentirte sexy y atrevida, pues sigue leyendo: Es importante que recuerdes que la lencería no debe apretar. Lo ideal es que se ajuste perfectamente a tu cuerpo, sin importar qué tan curvilínea seas.

Los dos colores más sensuales, por excelencia, son el rojo y el negro, aunque también puedes divertirte con estampados y detalles en encaje, en todo caso, aléjate por una noche del algodón. Si la lencería no muestra pero insinúa vas a volverlo loco.

Si no te atreves a lucir conjuntos minúsculos con los que te sientas totalmente descubierta, entonces trata de seguir una misma línea estética y estar combinada. Esto, aunque no lo creas, resulta sumamente seductor. La pregunta que seguro ronda tu cabeza es: ¿qué prendas usar entonces?

Las tangas y los brasier de encaje o estampados son ideales; pero también puedes optar por un culotte o un demi-bra con una copa más pequeña que la normal.

Las ligas, medias y corpiños son un equipo infalible para dejar a tu pareja soñando con ver más.

Está demostrado que los hombres relacionan la ropa interior con el sexo y su cerebro registra una señal que los impulsa a tener relaciones sexuales.

La moda a evolucionado en relación a la ropa interior, no es lo mismo lo que se consideraba sexy en los años 50 a lo que entra en este renglón este año. Sin enbargo hay colores que nunca pasan de moda y que los entendidos del tema recomiendan usar para encender la llama:

– Negro. Siempre elegante y podrías disimular esos “cauchitos” que tanto te incomodan.

 

– Blanco. Te hará ver angelical, si eso es lo que buscas.

– Rojo. Representa el erotismo, la pasión, así que es ideal para estar con tu pareja.

¿Qué tipo de prendas quisieras usar con tu pareja?