El vibrador es sin duda uno de los juguetes sexuales más populares y conocidos, siendo una excelente alternativa tanto para complacernos en la más absoluta soledad, como para divertirnos en pareja y salir por completo de la rutina sexual. Y con el boom de las tiendas eróticas tanto físicas como en Internet, cada vez son más las personas que se animan a adquirir uno.

Sin embargo, una vez que está en casa solemos preguntarnos cómo usar un vibrador y por dónde comenzar para hacer agradable la experiencia, por eso respondemos tus dudas para que descubras lo que debes saber para iniciarte con este juguete sexual.

Instrucciones:

Previo a saber cómo usar el vibrador, está el paso de elegir el adecuado según nuestros gustos y deseos. Tras hacerlo es importante no sentir pena de usarlo, pues el vibrador aporta grandes beneficios a nuestra vida sexual ayudándonos a explorar nuestro propio cuerpo, y descifrar de forma clara nuestros puntos de placer.

Antes de usarlo en pareja, conviene realizar primero una prueba en soledad.

Si siempre te has masturbado sin ningún juguete sexual, acariciar y penetrar tus partes íntimas con un vibrador puede resultar extraño, por eso es fundamental que antes de llevarlo hasta ésta zona, te acostumbres primero a su forma, textura y funcionalidad.

Comienza por lavar muy bien el vibrador con agua tibia y un jabón para la zona íntima, asegurándote de no mojar el motor y de que el mismo esté sin pilas antes de limpiarlo. Una vez listo ya puedes comenzar a explorar. Enciende el vibrador en la velocidad más baja y prueba su intensidad en tu cuerpo.

Pásalo por ejemplo por tus labios, tu pecho, tu barriga, acércalo a tu entrepierna pero sin rozar el área genital. La idea es que puedas sentir la intensidad en otras partes del cuerpo antes de masturbarte directamente con él.

Puedes ir probando la potencia del vibrador en sus distintas velocidades.

Una vez que sientas completamente cómoda con el vibrador, lo que no necesariamente tiene que ocurrir el mismo día, ya puedes pasar entonces a masturbarte con él. Acércalo primero a tu clítoris, y después juega a explorar dentro de tu vagina. Para que consigas potenciar las sensaciones y obtener penetraciones mucho más placenteras, es conveniente usar un lubricante a base de agua. La idea es que a medida que el placer vaya creciendo tu también aumentes el nivel de vibración, potenciando la intensidad de la masturbación y llevándola a nuevo nivel.

No temas usar tu vibrador, disfruta de un encuentro contigo misma y luego anímate a utilizarlo con tu pareja para un encuentro realmente inolvidable.

Débora De Sá Tavares

Tomado de: https://www.uncomo.com/