El sadomasoquismo es un juego erótico que se practica entre alguien que siente excitación humillando y maltratando, y otra a la que le gusta ser castigado.

Este juego está tan de moda hoy en día, que se basa en una relación consensual entre dos seres libres. Un contrato entre la pareja establece el desarrollo del ritual y sus límites y hace del sadomasoquismo una práctica aceptable, situada dentro de una dimensión jurídica y negociada de la relaciones sociales e interpersonales.

Esta práctica tiene una parte de espectáculo que precisa de una vestimenta apropiada; cómo un disfraz  que establezca el estatuto y el rol de cada uno de los protagonistas.

El Sadomasoquismo moderno comprende varios tipos de prácticas como la flagelación con fusta o látigos,  la introducción de objetos en la vagina, el ano o la boca, la inmovilización del sometido con cuerdas, los rituales de humillación y dominación en los que se obliga al sometido a adoptar todo tipo de posiciones...

Bajo este término se engloba una amplia variedad de parafilias o prácticas, como el bondage,  spanking, peeging, femenización y la sodomia, para las cuales son necesarios ciertos elementos o juguetes sexuales como:

1. Máscara: Éstas generalmente son de látex, y vienen disponibles en varios modelos, algunas pueden venir con mordazas, y hay otras que traen una bomba de succión incluida.

2. Esposas, cadenas y ataduras para muñecas: Elementos indispensables para la dominación. 

3. Pinzas para pezones: Sirven como estimulación y fuente de placer. Vienen en varios modelos y materiales. Además son aptas para usar en otras zonas erógenas del cuerpo como en clítoris, pene y testículos.

4. Fustas y látigos: Indispensables para “castigar” a tu pareja, también disponibles en una gran variedad de modelos. 

5. Lencería erótica: Atuendos de látex o vinilo fundamental para complementar cada estilo. 

También puedes contar con otros complementos como arneses, cintas para maniatar e inmovilizar, anillos para el pene, y hasta con un sofá de sumisión, el cual ya viene con zonas especiales para realizar las ataduras. Todo ello con un mismo fin: encontrar la justa medida entre el dolor y el propio grado de placer.

Recuerda que todas estas prácticas de realizan de mutuo acuerdo y consentimiento, basadas en el respeto hacia la pareja y en busca de nuevos juegos que les permita exaltar aún más las sensaciones, como parte de una fantasía sexual en conjunto, pero siempre estableciendo un límite, lo cual es lo más sano física y mentalmente.

Tomado de: http://www.salud180.com/sexualidad/juguetes-sexuales-para-sadomasoquismo http://www.doctissimo.com/es/sexualidad/placer-sexual/perversiones-sexuales-y-parafilias/moda-sadomasoquismo