Si estabas pensando que bastaba con una pastillita; te decimos que hay mucho más para hacer, es decir, salir de cacería como las antiguas amazonas. ¡Pongamonos en modo on!

Tip 1. Hacer deporte. Retomar la actividad física es el primer gran paso. Nos relaja cuerpo y mente de tanto stress, despoja tensiones del día, permite liberar endorfinas y sentirnos mejor con nosotras mismos. Elegir la actividad deportiva que más nos guste (no hace falta que sea gimnasio) para poner el cuerpo en movimiento, transpirar y comenzar a generar la predisposición. 

Respirar a conciencia con ejercicios de meditación o clases de yoga para descontracturarnos es otra posibilidad. Cada quien puede buscar la actividad que más le guste, pero alguna hay que elegir, es el momento para comenzar.

 

Tip 2. Sumar color. Tan simple como eso. En ropa de calle, ropa interior, uñas, labios o donde más nos guste. Quitarnos el gris polar de encima para provocar un cambio. Vernos diferentes, nos separa de la tan temida rutina.

 

Tip 3. ¡Feromonas! Son sustancias químicas naturales que producimos (al igual que los animales). Su única función es la de atraer. Como se despiden por las zonas de vello del cuerpo (axilas, zonas intimas, etc.) la primavera y el verano nos hacen transpirar más y despedimos ese “olor natural” con mayor frecuencia. Hoy contamos con feromonas artificiales en numerosos productos de cosmética (perfumes, aceites, splash, velas). Si querés potenciar su poder, solo basta con adquirirlos en tiendas eróticas o sex shops.

 

Tip 4. Lectura. Con más horas de sol y tiempo al aire libre, elegir una novela hot  sube la temperatura… Las mujeres somos muy sensibles a las descripciones y hacer previa con algunas líneas de texto calientes, es una ayuda ideal para que llegue bien estimulada a la noche. 

 

Tip 5. Escenarios. El frío nos predispone para quedarnos en casa. En la cama, mirando una película, comiendo algo. Cuesta salir. Aprovechar los primeros calores para cambiar el escenario y descubrir que pese a tantos años de casados, podemos encontrarnos teniendo sexo en el auto, en un bosque, en el patio, en la pileta… Modificar el espacio de encuentro provoca nuevas sensaciones, aumenta la adrenalina por ese temor a ser descubiertos y nos hace revivir la adolescencia. Tips extra: sumar lencería abierta, para usar bajo la ropa y estar “siempre listas”.

Fuente: http://entremujeres.clarin.com

Visitá nuestra sección de productos para hacer que tu verano estalle!!